Definir partes del cuerpo

Errores que suelen cometerse al definir abdominales

Lo sabemos. Da envidia el observar según qué fotos de famosas en bikini. ¿De dónde sacarán esas mujeres esa tableta ventral? ¿Con qué escarpa las habrán dibujado? ¿Son fruto de la genética? ¿Podremos algún día lucir nosotras una tableta como ésa? Sí, pero no será fácil. Como sucede con la famosa tableta, deberemos llegar a un punto en que nuestro cuerpo sólo tenga un porcentaje de grasa de entre el 14 y el 20%. Y llegar a esos porcentajes no es sencillo. De hecho, sólo podrán alcanzarse con un duro ejercicio físico y una estricta alimentación.

¿Qué tipo de dieta debemos llevar si deseamos tener esa envidiable tableta grabada en nuestro vientre? Una baja en sodio, carbohidratos y alimentos procesados y que aporte la cantidad adecuada de proteínas y grasas. Una dieta de ese tipo evitará la retención de líquidos y, al mismo tiempo, permitirá preservar la masa muscular.

Una vez fijada una dieta de ese tipo, y seguida de manera estricta, hay que escoger qué tipo de ejercicios realizar para definir abdominales. Entre ellos, hay que destacar los siguientes:

  • Ejercicios compuestos en barra que, de manera simultánea, permitan trabajar muchos músculos. Entre ellos, lógicamente, se encuentran los abdominales.
  • Ejercicios específicos para el abdomen. Entre este tipo de ejercicios destinados a definir los músculos abdominales hay que destacar las elevaciones de piernas, las planchas o las ruedas abdominales.
  • Ejercicio cardio de tipo moderado tras cada entrenamiento. Este tipo de ejercicio, realizado tras el ejercicio intenso de pesas, debe convertirse en un puntal de un plan de entrenamiento destinado a quemar grasas, algo absolutamente imprescindible cuando se quieren marcar los músculos abdominales.

La planificación de un entrenamiento fitness dedicado a definir y resaltar las abdominales debe tener presente que hay una serie de errores que no deben ser cometidos.

Uno de los errores para definir abdominales más habituales es el de excederse en el número de abdominales realizadas. Como sucede con cualquier otro músculo del cuerpo, las abdominales necesitan un reposo. Si no se les da ese reposo, los músculos abdominales pueden lesionarse, y una lesión nunca juega a favor de la definición de ese músculo.

Otro de los errores habituales que pueden llegar a cometer todas aquellas mujeres que deseen seguir un plan combinado de dieta y ejercicio para resaltar sus abdominales es el de realizar una dieta baja en calorías. Una dieta de este tipo y demasiado prolongada conduce a una pérdida de masa muscular que, lógicamente, no favorece la definición de los músculos abdominales. Es más: el cuerpo acostumbra a compensar esa pérdida de masa muscular con la acumulación de grasa. La alimentación, pues, debe ser una alimentación absolutamente compensada.

Otro error habitual de la mujer que está realizando un plan combinado de dieta y entrenamiento destinado a conseguir unos abdominales más definidos es el de estar continuamente pendiente de la báscula. La mujer que hace eso no debe desesperarse si comprueba que su peso no disminuye tanto como ella podía esperar. Esa mujer debe tener siempre presente algo que con frecuencia se olvida. Y ese algo es que, pesando los mismo, se puede estar más delgada o estilizada. Esto, que puede parecer una paradoja, tiene una explicación sencilla. Un kilo de músculo ocupa menos que un kilo de grasa. Si el entrenamiento y la dieta nos han permitido cambiar la segunda por el primero, nuestro cuerpo siempre aparecerá más estilizado. Y será el espejo, y no la báscula, quien dé fe de ello.

El último error que se suele cometer a la hora de perseguir esa definición muscular abdominal es el de excederse con el ejercicio aeróbico. No por correr más o hacer más ejercicio aeróbico conseguirás marcar más abdominales. Las sesiones de fuerza, en este sentido, son imprescindibles para conseguir que los músculos se definan. El ejercicio aeróbico, en ese sentido, resulta estéril. Su función, pues, se limitará a conseguir un aumento del gasto calórico.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *