Cuidado corporal

La mesoterapia: ¿qué es y cómo actúa?

¿Si te dijeran que existe un tratamiento que puede servir tanto para hacer frente a la alopecia como para luchar contra la celulitis, las afecciones de la piel y los trastornos respiratorios, qué dirías? Muy probablemente asociarías dicho tratamiento con la palabra milagroso. Y sin embargo, según aseguran los defensores de este tratamiento estético, el mismo resulta muy efectivo, siempre que se realice en condiciones adecuadas, para enfrentarse a todos esos problemas.

El tratamiento del que hablamos se llama mesoterapia y se trata de un tratamiento cosmético no quirúrgico consistente en la utilización de múltiples inyecciones en la grasa subcutánea tanto de medicamentos de carácter farmacéutico como de productos homeopáticos, extractos de plantas, vitaminas y otros ingredientes.

El objetivo principal de las inyecciones de mesoterapia es destruir las glándulas de células adiposas. Ello se consigue, según indican los profesionales de la mesoterapia, induciendo, con dichas inyecciones microscópicas, lo que se conoce como lipólisis, esto es: la rotura y la muerte celular entre los adipocitos.

Lo que finalmente se consigue con la mesoterapia es moldear la figura de manera paulatina. Habitualmente aplicada en glúteos, muslos y abdomen, sólo una parte del cuerpo queda al margen de los efectos benéficos de la mesoterapia: los senos. En los senos no pueden aplicarse las inyecciones de mesoterapia.

Indicaciones de la mesoterapia

La mesoterapia suele utilizarse en tratamientos de celulitis difusa, en la lucha contra la grasa localizada en determinadas áreas y en los trastornos de tipo circulatorio.

Entre las funciones de la mesoterapia figuran las siguientes:

  • Activación de la circulación tanto sanguínea como linfática.
  • Mejorar el intercambio de oxígeno entre la piel y los tejidos tratados.
  • Liberar nuestro cuerpo de toxinas y líquidos.
  • Producir una combustión global de las grasas que deseamos eliminar.

Muchas personas consideran la mesoterapia un tratamiento complementario o alternativo a otros como pueden ser el láser u otros tratamientos anti-envejecimiento como el antiaging, los estiramientos faciales, la aplicación de cremas de uso tópico con antioxidante o el bótox.

Muchas mujeres persiguen también tonificar y estirar la piel flácida del cuello, abdomen, piernas, brazos y manos. La mesoterapia, pues, sirve para mostrar una piel brillante, sana y rejuvenecida.

La mesoterapia acostumbra a ser utilizada por mujeres que han superado la treintena, pero nada impide su aplicación a mujeres más jóvenes, ya que puede ser utilizada en cualquier etapa de la vida de la mujer.

Contraindicaciones de la mesoterapia

Pese a sus múltiples indicaciones y a los múltiples beneficios que, según sus defensores, la mesoterapia aporta a la belleza femenina y a su atractivo corporal, la mesoterapia está contraindicada en los siguientes casos:

  • Trastornos de la coagulación.
  • Atopias cutáneas.
  • Personas que padezcan infecciones y/o lesiones en la piel.
  • Personas que puedan resultar alérgicas al producto. En la primera visita al especialista en mesoterapia se suele realizar una prueba de alergia administrando pequeñas inyecciones para saber de ese modo si la persona que debe recibir un tratamiento de mesoterapia reacciona alérgicamente a las inyecciones que forman parte de este tratamiento.
  • Personas que padezcan alguna de las siguientes enfermedades: arritmias, trastornos cardíacos, SIDA, leucemia, diabetes o enfermedades hemorrágicas.

La mesoterapia está contraindicada también en casos de mujeres que estén embarazadas o viviendo el tiempo de la lactancia.

¿Cómo se aplica la mesoterapia?

Como hemos señalado anteriormente, la mesoterapia consiste en la administración de ciertos medicamentos farmacéuticos y homeopáticos por vía intradérmica. Para ello se utilizan unas agujas muy finas que se acostumbran a insertar a unos 4 mm de profundidad.

La mesoterapia puede utilizarse de dos maneras:

  • Mediante pistola. Esta técnica permite realizar inyecciones inmediatas, microdosis, perfusiones lentas y ráfagas continuas.
  • Mediante una jeringa. Esta técnica permite cambios tanto de los productos inyectados como del modo de inyección.

Un tratamiento completo de mesoterapia consta de entre 10 y 12 sesiones habitualmente semanales, aunque la pauta de administración de las diferentes sesiones de mesoterapia depende de la zona que va a ser tratada y de la cantidad de microinyecciones que se van a aplicar.

¿Cuántas microinyecciones pueden aplicarse en una sesión de mesoterapia? Entre 150 y 200 inyecciones indoloras en las que se aplican microgotas de, entre otros, los siguientes productos: vitaminas, minerales, ácidos grasos esenciales, aminoácidos, oligoelementos, tonificantes, lipolíticos, etc.

Es posible que tras una sesión de mesoterapia puedan aparecer moratones o hinchazones en el lugar en que se hayan aplicado las inyecciones. Para disminuir estos moratones puedes utilizar cremas de uso tópico o árnica. Reducir los moratones e hinchazones es importante, ya que mientras estos persisten no se puede aplicar otra sesión de mesoterapia.

Tras una sesión de mesoterapia se recomienda alimentarse saludablemente, beber mucha agua y realizar ejercicio físico. Finalizado un tratamiento de mesoterapia, los especialistas recomiendan realizar alguna que otra sesión de mantenimiento.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *