Alimentos Sanos

Harinas aptas para celíacas

El gluten es el enemigo público número uno en la alimentación de las personas celíacas. La intolerancia permanente al gluten del trigo, la cebada, el centeno y, en algunos casos, la avena, provoca una reacción inflamatoria en la mucosa del intestino delgado de las mujeres que padecen dicha enfermedad. Debida a dicha inflamación, la absorción de macro y micronutrientes se hace más difícil en estas personas, que pueden padecer síntomas que van desde la diarrea malabsortiva u osmótica hasta la anemia, el colon irritable, la pérdida de peso o, incluso, el cáncer digestivo, pasando por la epilepsia, la dermatitis o la inapetencia.

Para evitar dicha sintomatología, las personas celíacas se ven obligadas a buscar un modo de sustituir la ingesta del gluten de dichos alimentos por otras harinas que, cumpliendo la misma o parecida función nutritiva, sí puedan ser toleradas por ellas. En este post vamos a proponerte un completo listado de harinas alternativas a la harina de trigo.

Alimentos Sanos

La fibra en la dieta

Basta pasear por los pasillos de un supermercado para comprobar hasta qué punto están haciendo fortuna en la industria alimentaria los productos “enriquecidos con fibra”. Podemos encontrar galletas, cereales, barritas nutritivas y otra serie de productos con fibra añadida. El objetivo de añadir ese contenido en fibra a los alimentos, se suele indicar en muchos de estos productos, consiste en mejorar el tránsito intestinal y las malas digestiones.

Muchas de nosotras hemos adquirido en los últimos tiempos la conciencia de que es importante incorporar fibra a nuestra alimentación y sabemos que el mantenimiento prolongado de una dieta pobre en fibra puede desencadenar problemas de estreñimiento crónico, síndrome de intestino irritable o colitis ulcerosa, pero… ¿sabemos exactamente qué es la fibra?, ¿sabemos cómo actúa en nuestro organismo?, ¿sabemos en qué alimentos podemos encontrarla?

En este artículo vamos a intentar contestar a todas esas preguntas.

Dietas de adelgazamiento para mujeres

La dieta paleo

Creemos que todas están inventadas, pero no es así. Tarde o temprano acaba siempre por surgir alguna nueva. A veces son pequeñas modificaciones introducidas en algunas ya existente. En otras, propuestas revolucionarias que parecen llamadas a marcar un antes y un después en la historia del nutricionismo. Hablamos, claro, de las dietas. De muchas de ellas (la Dukan, la de los puntos, la inversa, la flexitariana, la dash…) hemos hablado en nuestra web. En esta ocasión vamos hablar de una dieta popularizada en los años 70 por el gastroenterólogo Walter L. Voegtlin: la dieta paleolítica o dieta paleo.

¿De qué hablamos cuando hablamos de la dieta paleo? De una dieta que, de alguna manera, pretende devolvernos a nuestros orígenes como especie. Quien sigue una dieta paleolítica se alimenta, aproximadamente, de los mismo que se alimentaban los hombres y mujeres de las cavernas, es decir, los seres humanos que ocuparon la tierra durante el período Paleolítico, que fue aquel que se extendió alrededor de dos millones y medio de años y que finalizó con la revolución neolítica o, lo que es lo mismo, con el desarrollo de la agricultura. Fue este desarrollo quien hizo que el ser humano empezara a introducir en su alimentación granos, legumbres, etc.

Suplementos Nutricionales

Suplementos de oligoelementos

Entre los componentes nutricionales que resultan esenciales para nuestro organismo figuran en lugar preferente los oligoelementos. Ellos participan de manera decisiva en nuestras funciones respiratoria, digestiva, neurovegetativa y muscular.

Los oligoelementos acostumbran a ser metales. Éstos participan en el buen funcionamiento de nuestras células y en múltiples procesos orgánicos. Por ese motivo los oligoelementos deben estar presentes en nuestra alimentación diaria, máxime teniendo en cuenta que nuestro cuerpo no los produce de manera natural y que factores diversos como pueden ser el estrés, los disgustos, las enfermedades o el cansancio actúan continuamente contra la salud de nuestras células.

Llevar una dieta equilibrada que incorpore nutrientes, grasas y oligoelementos en las dosis adecuadas nos permitirá mejorar nuestro sistema inmunitario y, con ello, retrasar el envejecimiento de nuestras células. Para ello es necesario asegurar que aportamos los suficientes oligoelementos a nuestra dieta.

Dietas de adelgazamiento para mujeres

La papaya: una fruta que ayuda a adelgazar

¿Es cierto que la papaya es una fruta idónea para figurar en las dietas adelgazantes? Sí. Esta fruta tropical originaria de Centroamérica y que crece en el árbol del papayo es una fruta con muy bajo poder calórico. La papaya tiene sólo 39 calorías por cada 100 gramos, muchas menos que, por ejemplo, la manzana, y aporta el doble de betacarotenos, que resultan muy provechosos para la piel, favoreciendo y manteniendo el bronceado y actuando contra los eccemas y el acné.

Uno de los principales nutrientes aportados por la papaya, junto a las vitaminas A, B y C, los antioxidantes y minerales como el potasio, tan bueno para la salud muscular, es la papaína. Esta enzima ayuda a digerir con mayor facilidad las proteínas y actúa sobre el sistema digestivo favoreciendo la digestión. De hecho, circula la leyenda de que Colón, al llegar a América, utilizó la papaya para calmar una indigestión tras observar cómo los nativos de las islas a las que había arribado comían esta fruta tras ingerir grandes cantidades de carnes y pescados.

La papaína, además, posee una marcada capacidad cicatrizante y antiinflamatoria que resulta de gran utilidad para aquellas personas que padecen gastroenteritis, úlceras o colon irritable.

Cuidado corporal

Tratamientos corporales de belleza

Todas sabemos que una buena alimentación y la práctica regular de ejercicio físico son condiciones imprescindibles para lucir una bella figura. Pero todas sabemos también que en ocasiones no basta con eso para lucir la figura deseada. La genética y el paso del tiempo juegan en contra de nuestros deseos y, en ocasiones, arruinan o dificultan que el esfuerzo del ejercicio diario y el estricto control dietético que llevamos a rajatabla dé sus frutos. Para remediar lo que en un principio podría parecer irremediable la medicina estética ha creado una serie de tratamientos corporales de belleza que sirven para paliar los efectos de la celulitis, las arrugas, las varices, las arañas vasculares, etc.

Los principales tratamientos corporales de belleza a disposición de una mujer para moldear su cuerpo o paliar los efectos que el paso del tiempo pueda tener sobre él son los siguientes:

  • Intralipoterapia
  • Lipoescultura corporal
  • Tratamiento de varices y arañas vasculares

Veamos en qué consiste cada uno de ellos.

Suplementos Nutricionales

L-Carnitina: un suplemento para quemar grasa

De entre los suplementos nutricionales más consumidos por aquellas personas que practican deporte figura la L-Carnitina. Riñones y cerebro, sirviéndose de dos aminoácidos esenciales como son la metionina y la lalisina, sintetizan la carnitina, una molécula que tiene como función capital la de transportar ácidos grasos hacia las mitocondrias celulares y acelerar su proceso de oxidación para, así, producir energía.

Que el cuerpo la produzca de forma natural no evita que sea recomendable el consumo de suplementos de L-Carnitina. Por ejemplo, hay músculos fundamentales muy ricos en L-Carnitina que, no produciéndola por sí mismos, necesitan del trabajo de hígado y riñones para obtenerla. Entre esos músculos encontramos los del corazón y los del cerebro. Para garantizar que dichos músculos queden a expensas del buen funcionamiento de otros órganos es preciso consumir suplementos de L-Carnitina para, así, garantizar la presencia de la misma en nuestro organismo.

Dietas de adelgazamiento para mujeres

Azafrán: una ayuda milenaria para adelgazar

El azafrán ha sido y es, históricamente, una de las especias más caras. Cultivado desde hace más de 3.000 años (la primera vez que se documentó su existencia fue en siglo VII a. C. por botánicos asirios), el azafrán se obtiene de los estigmas de la flor de Crocus sativus, una planta que apenas alcanza los 15 cm de altura y que, original de Creta y Grecia, se fue expandiendo por toda Eurasia. Para conseguir un kilo de azafrán es necesario recoger unas 150.000 flores a las que se les extraen, a mano, sus delicados y diminutos estigmas. Una tarea tan delicada se traduce, lógicamente, en un precio desorbitante en el mercado: unos 8.000 euros el kilo. Por algo se ha llamado al azafrán el “oro rojo”.

El azafrán ha tenido a lo largo de la historia múltiples utilidades. Se ha usado para elaborar todo tipo de platos y de licores. Se ha utilizado como colorante para tejidos y otros artículos. Ha tenido, también, usos medicinales. Tal variedad de usos habla muy positivamente de las propiedades del azafrán. Una de ellas se ha descubierto recientemente: la de ayudar en la pérdida de peso.

Suplementos Nutricionales

El silicio en la dieta

Las investigaciones nutricionales sobre los diferentes alimentos han servido históricamente para destacar la importancia de determinados elementos químicos y naturales. Uno de los elementos a los que en los últimos tiempos se les ha prestado más atención es al silicio.

El silicio está relacionado directamente con los procesos regenerativos celulares. Por eso el silicio es, cada vez más, un componente presente en muchos productos cosméticos destinados al cuidado de la piel o el cabello.

Todos los seres vivos contenemos silicio. De hecho, el silicio es, tras el oxígeno, el segundo elemento químico más abundante en nuestro planeta. Presente en forma arenosa, es absorbido por plantas y vegetales. Estos son los encargados de convertir el dióxido de silicio (así se halla, el silicio, en la naturaleza) en silicio orgánico, es decir, en la forma del silicio apta para que pueda ser consumida tanto por los animales como por el ser humano.

Los seres humanos poseemos silicio prácticamente en todas las partes de nuestro cuerpo. Dientes, huesos, cartílagos, uñas, cabello y tejidos conectivos serían, en nuestro caso, aquellas partes del cuerpo en las que la presencia del silicio sería mayor.

Dietas de adelgazamiento para mujeres

Dieta y menopausia

En la vida de la mujer existen diversos momentos en los que se producen numerosos cambios hormonales. La menopausia es, sin duda, uno de ellos. La llegada de la menopausia implica una serie de cambios en el organismo. Ganamos grasa en algunas zonas de nuestro cuerpo y perder esos cuantos quilos de más que tanto nos agobian se vuelve una tarea más difícil.

Durante la menopausia, el aumento de grasa se hace especialmente patente en el abdomen. Al reducirse el gasto energético en reposo (es uno de los grandes cambios que implica la menopausia), aumenta el tejido graso y disminuye el tejido magro. Al mismo tiempo, la menopausia implica una reducción de estrógenos. Al reducirse los estrógenos, el cuerpo se vuelve menos eficiente quemando grasas y éstas se acumulan sobre todo en vientre, cintura y caderas. La concurrencia de estas dos circunstancias, la mayor generación de grasas y la menor efectividad a la hora de quemarlas, provocan que se aumente de peso y, al mismo tiempo, aumente el perímetro abdominal.

Al mismo tiempo, al aumento de grasa abdominal se le asocian alteraciones en los niveles de colesterol en la sangre. Durante la menopausia, los niveles de colesterol en la sangre (bueno y malo), aumentan y ese aumento incrementa el riesgo de padecer problemas cardiovasculares.