Cuidados de la piel

Consejos para cuidar la piel en invierno

Se habla a menudo de la necesidad de proteger la piel en verano de los efectos perniciosos de los rayos del sol y de la exposición excesiva a los mismos, pero no es sólo en verano cuando nuestra piel sufre la agresión del medio ambiente. También en invierno nuestra piel sufre. Las pieles, y en especial aquéllas que son más finas y sensibles, se resecan en invierno, enrojecen, se vuelven tirantes. El motivo principal de todos estos cambios es, principalmente, la combinación entre la exposición al calor de las calefacciones y los cambios bruscos de temperatura.

Todos estos problemas de la piel (la sequedad, el enrojecimiento o la tirantez) acaban provocando la aparición de arrugas. Para evitarlo hay que seguir unas pautas. A esas pautas, que nos servirán para cuidar la piel en invierno, vamos a dedicar este este artículo.