Tonificar cuerpo de mujer

El Ballet Fit: el último grito en Fitness

El Fitness no deja de evolucionar ni de buscar nuevos caminos. Lo hemos visto en nuestros artículos dedicados a disciplinas tan diversas como el Jumping Fitness, el Crossfit, el Body-combat o el Zumba. El de hoy vamos a dedicarlo a una de las últimas tendencias que está haciendo furor en los gyms de medio mundo y que, se dice, sirve a muchos modelos de Victoria’s Secret y a muchas famosas como Lily Aldridge, Miranda Kerr, Taylor Swift o Christina Ricci, entre otras, para esculpir su figura. La tendencia de la que hablamos es el Ballet Fit, una modalidad de fitness que combina elementos del fitness clásico con pasos de ballet.

El Ballet Fit, como disciplina de fitness, intercala de manera continua o por intervalos una actividad coreográfica y ejercicios de trabajo cardiovascular, tonificación y movilidad articular.

Cuando se habla del Ballet Fit se acostumbra a hablar de la actriz estadounidense Natalie Portman y de cómo recurrió a Mary Helen Bowers, ex componente del Ballet de Nueva York, para que la adiestrara y la ayudara a preparar su papel de bailarina en la película Cisne negro. Bowers había creado una forma de entrenamiento que combinaba la danza clásica y el fitness y que rápidamente empezó a ganar adeptos.

Gloria Morales, ex bailarina y profesora de Educación Física, vio en la propuesta de Mary Helen Bowers un punto de partida para crear su propio método. Éste debía fundamentarse en la fusión del training y el ballet y la música moderna. Y es que en la práctica del Ballet Fit se alternan a Bach, a Beethoven y a Mozart, por ejemplo, con temas musicales de, por ejemplo, Beyoncé.

Ejercicios del Ballet Fit

Entre los ejercicios que el Ballet Fit integra en su programación podemos encontrar los siguientes:

  • Ejercicios isométricos. Según indican algunos estudios, estos ejercicios son mucho mejores a la hora de ganar músculo que los que se fundamentan única y exclusivamente en el levantamiento de pesas. Los ejercicios isométricos, además, provocan menos lesiones. ¿Cuál es la base de los ejercicios isométricos? Mantener la tensión muscular en una postura sin movimiento durante 6 y 8 segundos. Para que sean efectivos, de este tipo de ejercicios hay que realizar entre 5 y 10 repeticiones.
  • Ejercicios de cardio. Dentro del Ballet Fit, los ejercicios de cardio están llamados a cumplir una función capital a la hora de tonificar el músculo. Dicha función es la de quemar grasa. Gracias a los ejercicios de cardio incluidos en la rutina del Ballet Fit se trabaja la capacidad pulmonar, se liberan toxinas, se mejora la capacidad cardiovascular y se favorece la coordinación corporal.
  • Ejercicios de suelo. En muchos gimnasios la barra, instrumento esencial en las clases de ballet clásico, no existe; es sustituida por el suelo. El Ballet Fit incorpora un amplio surtido de ejercicios de suelo. Gracias a ellos la persona puede tomar conciencia de su cuerpo, sus movimientos y su postura y trabajar al mismo tiempo brazos, glúteos, etc.
  • Estiramientos contrapuestos. Hablamos de estiramientos contrapuestos cuando la misma persona que los realiza es la encargada de ofrecer la resistencia necesaria para aguantar la postura. Al actuar de este modo, se trabajan más músculos y de una forma más completa.
  • Ejercicios de Yoga y Pilates. El Ballet Fit incorpora también ejercicios de este tipo a sus rutinas. Al hacerlo, fomenta los ejercicios respiratorios y lucha contra las situaciones de estrés.

Todos estos ejercicios sirven para reforzar las abdominales y para reajustar el eje de la columna. Consiguiéndolo, mejoramos nuestra actitud postural. Así, el Ballet Fit se muestra como una excelente opción de fitness si lo que deseamos es tener una barriga plana y la espalda erguida.

Beneficios del Ballet Fit

Entre los beneficios que se atribuyen al Ballet Fit podemos encontrar los siguientes:

  • Mejora la flexibilidad y la elasticidad.
  • Favorece el equilibrio.
  • Trabaja la musculatura corporal y nos permite tonificar y esculpir el cuerpo de una manera armónica y elegante.
  • Tonifica y trabaja los músculos abdominales.
  • Reduce las cargas musculares oxigenando la musculatura.
  • Mejora nuestra actitud postural.
  • Reduce la posibilidad de sufrir lesiones.

La sesión de Ballet Fit dura alrededor de 55 minutos y cualquier persona, incluso las embarazadas, puede practicarla. A los tres meses practicando Ballet Fit se nota una cierta mejora del tono muscular. Para contemplar una remodelación marcada del cuerpo hay que esperar, sin embargo, un año. Y es que, como ya sabemos, no existen milagros ni atajos a la hora de modelar el cuerpo ni tonificarlo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *