Alimentos Sanos

Alcohol y deporte

Aunque ampliamente utilizado, además de ser considerado socialmente aceptable, el alcohol sigue siendo una droga y así va a afectar su cuerpo y su comportamiento.

Los efectos químicos de alcohol pueden afectar el cuerpo fisiológicamente. Los movimientos de motricidad fina que requieren agudeza mental tales como el equilibrio, se ven afectados negativamente por el alcohol. Después de una noche de consumo medio de alcohol que el rendimiento anaeróbico puede disminuir en nada hasta un 25%. Además, el alcohol suprime el apetito, lo que impide adecuadamente proporcionar usted mismo con una nutrición adecuada, y también se deshidrata. También reduce la calidad del sueño que es probable que se sienta cansado y mal descansado más que fortalecido y listo para hacer ejercicio. Todos estos efectos contribuyen a una dieta poco saludable que, de los efectos superficiales de alcohol no son suficientes, ya que dañará su rendimiento físico.

Los efectos a largo plazo del consumo excesivo de alcohol pueden causar daño permanente a los tejidos de los órganos.

EFECTOS DEL ALCOHOL SOBRE EL RENDIMIENTO

Mayor riesgo de calambres musculares: Durante el ejercicio, los músculos queman azúcar produciendo así el ácido láctico. El exceso de ácido láctico conduce a la fatiga muscular y calambres. Si usted bebe alcohol en el período de 24 horas antes de entrenar, esto contribuye a una mayor acumulación de ácido láctico y aumenta considerablemente el riesgo de cólicos.

Una mayor pérdida de calor del cuerpo: El alcohol es un vasodilatador y por lo tanto promueve la pérdida de calor y una temperatura corporal baja.

Resistencia reducida: El azúcar en la sangre que su cuerpo necesita para la energía es producida por el hígado cuando libera glucosa en el flujo sanguíneo. El consumo de alcohol en el período de 48 horas antes de un entreno se reduce la capacidad del cuerpo para producir la azúcar, por lo que tiene menos energía y menos capacidad de resistencia.

Reacciones lentas: El alcohol es un sedante y puede afectar a su rendimiento durante un entreno y esto dura hasta 72 horas después de haber terminado de beber.

Deshidratación: El alcohol favorece la pérdida de agua. Reduce la producción de la hormona antidiurética, que te hace orinar más. Esto, a su vez, conduce a la deshidratación.

El agotamiento, vitaminas y minerales: La pérdida de agua causada por el consumo de alcohol implica la pérdida adicional de minerales importantes tales como magnesio, potasio, calcio y zinc. Estos son vitales para el mantenimiento del balance de fluidos y de los nervios, la acción muscular y la coordinación.

Menor rendimiento aeróbico: El alcohol reduce la capacidad del cuerpo para convertir los alimentos en energía y también reduce los carbohidratos / niveles de azúcar en la sangre. Estos efectos juntos el ácido láctico y la deshidratación se acumulan y se combinan para reducir el rendimiento aeróbico.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.